Atención al cliente: 941 23 14 67

Como elegir

"El descanso es muy personal y debemos elegir productos que se ajusten a nuestras necesidades."

En colchonerías Burano le podemos asesorar en la elección de su equipo de descanso. Nuestra dilatada experiencia y una larga lista de clientes satisfechos nos avalan.

No dude en contactar con nosotros, le ayudaremos a elegir lo productos más adecuado para que su inversión en salud le satisfaga.

Tenemos la más amplia variedad tanto en colchones de uso domestico en muelles, viscoelástica, látex o combinados, como en linea geriátrica antiescaras, de aire, con compresor y regulador electrónico.

En la siguiente tabla encontrará una comparativa entre los principales materiales de construcción de colchones.

Comparativa entre látex, muelles y viscoelástica
Colchones de látex Colchones de muelles Colchones viscoelástica
Características
Mullido Firme (muelle continuo). Mullido (muelle ensacado) Firmeza suave
Densidad
65 a 75 kilos/m3 Sin densidad 55 a 95 kilos/m3 en la capa visco elástica y 35 a 70 kilos/m3 en el soporte
Duración
10 años 10 años 10 años
Apropiado para
De 0 a 2 años y a partir de los 10 años.(Para el periodo comprendido entre los 2 y los 9 años es más recomendable utilizar un colchón de mayor firmeza) Niños y adultos de hasta 45 años. (Salvo colchones con muelle ensacado o colchones de muelles combinados con 4 a 6 cm de viscoelástico o látex, que serán válidos para cualquier edad) Todo tipo de personas y edades
Útiles ambas caras
Si Si No
Tipo de base útil
Somieres de láminas de madera, o láminas de ultra ventilación. También somieres de base transpirable De todo tipo De todo tipo

Colchones de muelles

El colchón de muelles es actualmente el más extendido en Occidente. A la hora de comprar un colchón destinado a nuestro relax, los aspectos principales a tener en cuenta son el acero de los muelles debe ser de alta calidad y del calibre adecuado, un número de muelles adecuado, un acolchado de buena calidad y un buen tapizado. Ver nuestra gama de colchones de muelles

Saber más sobre los colchones de muelles.

La carcasa de muelles: El núcleo es la parte estructural que soporta el peso del cuerpo. Se trata de una carcasa compuesta por muelles de acero fabricados a partir de un alambre de en torno a 2 mm de espesor.

El tipo de acero: La calidad del acero de los muelles es muy importante. Lo mejor es que el acero durante su producción haya sido templado mediante calor o eléctricamente. Este proceso favorece la recuperación de la forma original del muelle tras su compresión. También es bueno que presenten un recubrimiento de esmalte o plástico para mejorar su resistencia a corrosión y desgaste.

Fotografía detalle de la estructura de muelles

Calibre del alambre: A más grosor del alambre, para el mismo número de muelles, mayor firmeza del colchón y más duradero será. Cuanto mayor sea el número de calibre, más fino será el alambre.

El hecho de utilizar un alambre más fino, no significa necesariamente que el colchón sea peor, ya que esto depende de muchos otros factores. De hecho un alambre grueso, con pocas vueltas, se sentirá firme en la tienda, pero con el uso, perderá firmeza: es preferible en tal caso usar muelles de menor grosor, pero más numerosos que proporcionará igual firmeza pero más duradera. Muchos colchones de alta gama usan alambre de calibre 14 o 15,5 (1,63mm ó 1,37mm de diámetro respectivamente) y compensan con un elevado número de muelles. El calibre típico es 12,5 (1,94mm), permite fabricar un colchón de 135 cm de ancho de alta firmeza incluso con menos de 400 muelles.

Fotografía detalle de la estructura de muelles

Número de vueltas: Un sistema de muelles de calidad se comprime bajo una presión suave y se hace más rígido a medida que se apoya más peso. En esto influye el número de vueltas que tenga el muelle. El rango de vueltas variará entre 5 y 8 según el modelo. Cuantas más vueltas, mejor soporte y mayor firmeza.

La firmeza debe ser mayor en la zona comprendida entre los hombros y las rodillas, donde se concentra el peso del cuerpo. También ha de estar reforzada la rigidez de los bordes, ya que es donde nos sentamos antes de tumbarnos y al levantarnos.

Sistemas de muelles:

  • Continuo o carcasa compacta
  • Karr
  • Reloj de arena o Bonnell anudado
  • Offset anudado
  • Enfundado o Marshall

El sistema continuo consiste en un alambre continuo de calibre 18 que describiendo zig-zags o dobles espirales va formando todos los muelles. Proporciona un muy buen soporte a pesar de lo fino del alambre gracias a que la resistencia a la compresión en un punto se obtiene no sólo del tramo de alambre subyacente, sino también de los tramos adyacentes. Como inconveniente asociado, cuando duermen dos personas, si una se mueve, la otra notará mucho el movimiento. Ello lo hace aconsejable sólo cuando va a ser usado individualmente, y no para dormir acompañado. En el perímetro se disponen una serie de muelles romboidales para aumentar la rigidez local.

El sistema Karr consiste en una serie de muelles con forma de reloj de arena, con los extremos no anudados. Esta geometría responde suave a ligeras presiones y firme a medida que aumenta el peso. La variante offset Karr se diferencia de la anterior en que el helicoide no es totalmente redondo en las partes superior e inferior. Con ello se consigue que el movimiento del muelle sea más independiente y se reduce su inestabilidad (tendencia a vencerse hacia un lado en lugar de comprimirse verticalmente; técnicamente esto se llama pandeo).

Fotografía detalle de la estructura Bonell anudado

El Bonnell anudado tiene forma de reloj de arena con 5 vueltas. Tiene los extremos anudado para proporcionar mayor firmeza. Es el tipo más antiguo de muelle y suele aplicarse a colchones de bajo precio.

El offset anudado es una evolución del Bonnell, muy popular hoy día, pero más cara. Es igual al Bonnell, salvo que parte de las secciones superior e inferior del alambre tienen forma cuadrada para unirse a los muelles adyacentes y articular bien unos con otros además de proporcionar una superficie de descanso más uniforme y evitar el pandeo y el deterioro. Una subvariante consite en no anudar el extremo del muelle, dejándolo suelto, denominándose en tal caso offset abiertos y tienen la ventaja de que la última vuelta del muelle también trabaja.

Fotografía detalle de la estructura de muelles Marshall

Los Marshall son cilíndricos embutidos en fundas individuales de tela o plástico. Esto reduce la fricción con los adyacentes permitiendo el movimiento independiente de cada uno y eliminando ruidos. Cuando dos personas se tumban a la vez sobre un colchón de este tipo, el movimiento de una afectará poco a la otra ya que los muelles son individuales. Este hecho es importante a la hora de tener un sueño reparador: cuando uno se agita en la cama no necesariamente despierta al otro, pero si lo saca del sueño profundo, durante el que el cuerpo se recupera, hacia un sueño más ligero y menos reparador. Algunos fabricantes pretensionan el muelle: la funda es más corta que el muelle de modo que lo mantienen permanentemente comprimido y logrando mayor firmeza y ahorrándose la necesidad de templar el acero. El número de muelles en muy elevado, permitiendo usar un calibre 18 (es decir un alambre muy fino). Es un sistema caro y por ello poco común hoy día.

El acolchado y tapizado: Los muelles se fijan en los extremos al aislante. Sobre éste se encuentra la tapicería.

El aislante reparte la carga localmente evitando que los muelles se claven. El aislante es de sisal, una capa sintética adhesivada con resina, fibra sintética, aislantes y trenzado de fibra de polipropileno.

Fotografía detalle del acolchado de un colchón

La tapicería son unas capas entre el aislante y la cubierta superior. Suele ser de algodón y espuma de poliuretano, o últimamente, también de latex. La tapicería evita que se noten los muelles al tumbarse y en combinación con la carcasa determina lo blando y cómodo que es el colchón. A mayor calidad del colchón, mayor cantidad de tapicería. Algunos fabricantes siempre emplean los mismos muelles y regulan la firmeza añadiendo o retirando capas de tapizado. Algunos de los colchones de mayor gama añaden otros materiales sobre el tapizado como una capa de hasta 5 cm de espuma, fibra de poliester, o plumón. La sensación es de una superficie mucho más suave y de mayor relax.

En las esquinas se colocan cantoneras de espuma para rigidizarlas. Ciertos colchones emplean distintos materiales en una cara y otra para adaptarlos al cambio de época, de modo que se utilice una cara en invierno, más abrigada y con materiales como lanas y la otra en verano, más ligera y de algodón. Es también conveniente que las capas se vean reforzadas en las zonas que mayor presión reciben (zona lumbar, cervical y a veces también a la altura de los pies) para mejorar la comodidad y favorecer al circulación sanguínea al dormir.

Cubierta exterior: Exteriormente se recubre por un tejido de mezclas algodón o poliester con tratamientos antimanchas como teflon o Scotchguard. Los diseños también son variados.

Platabandas laterales: Las platabandas laterales cierran el colchón exteriormente. Se confeccionan de la misma tela y acolchado que las tapas y se cosen a setas mediante una serie de burletes. Es aquí donde se realizan agujeros de ventilación.

Estos se fijan en la parte superior e inferior a una varilla de contorno de acero. La carcasa se suele proteger mediante un manto de fibras a la que se puede añadir una plancha de espuma de poliuretano. En sus esquinas se encajan cantoneras de espuma para dotar de mayor consistencia a nuestro colchón de muelles.

Colchones de látex

En este tipo de colchones, la estructura de muelles tradicional se sustituye por varias capas de látex, un material elástico que procede del caucho vegetal. De esta forma, el colchón de látex se adapta totalmente a la forma y el peso del cuerpo, lo cual lo hace muy cómodo. Su firmeza y calidad dependerán de la proporción de látex natural y sintético que tengan: cuanto mayor sea la cantidad de componentes naturales, más confortable será el colchón pero también más delicado. Por su comodidad se han vuelto muy populares y actualmente suponen el 15% de las ventas. Ver nuestra gama de colchones de látex

Saber más sobre los colchones de látex.

Características:

Fotografía detalle del interior de un colchón de látex
  • Hay algunos modelos que poseen siete zonas de descanso independientes, otros sólo cinco, incluso hay algunos modelos que solo tienen la zona lumbar diferenciada.
  • Es un material ecológico y antialérgico. Es poco firme y apenas transpira.
  • La composición del colchón de látex suele ser de un 80% de caucho y un 20% de sintético. Si procede 100% del petróleo, no es látex.
  • No es aconsejable ponerle sobre cualquier somier. Necesita un somier multiláminas de madera, que le ofrezca dureza. Y al tratarse de un material natural, precisa un mantenimiento regular. Hay que darles la vuelta cada 25 días.
  • Los fabricantes del mercando de látex recomiendan densidades intermedias, pues las que son superiores, es decir de mas de 80 kilos/m3, tienden a acartonarse con el paso de pocos años.

Ventajas y recomendaciones:

  • Higiénico y transpirable.
  • Alta elasticidad conservando la confortabilidad.
  • Indeformable (en el escurrido el colchón se comprime 33 veces su dimensión sin deformarse.
  • El ozono y el oxígeno lo atacan. No exponer al aire ni al sol.
  • Sensible al rasgado, precacauciones al manipularlo, hacerlo siempre que sea posible con su funda de protección.
  • Si se moja el látex hay que secarlo siempre con aire caliente.

Colchones de viscoelástica

El material viscoelástico se desarrolló por la NASA con unas propiedades únicas e innovadoras para aliviar la presión del cuerpo. Este tipo de material sintético nació como resultado directo del programa espacial en los años sesenta, aunque fue a principios de los 90 cuando los investigadores lograron incorporarlo al uso doméstico. El material viscoelástico (también llamado viscolástica, visco elástica, viscolastic, viscoelástica, etc) se utiliza hoy día en muchos hospitales, incluso se podría decir que tiene un efecto curativo por el hecho de aliviar la presión en zonas delicadas e inflamadas. Ver nuestra gama de colchones de viscoelástica

Saber más sobre los colchones de viscoelástica.

Fotografía de una mano presionando un colchón de viscoelástica

Una de las necesidades primordiales del cuerpo humano es descansar y que, cuanto más profundo y sin interrupciones sea el descanso, mayor será el efecto reparador y renovador. Hay varias causas que nos pueden hacer salir de la fase de un sueño profundo. Una de ellas es la presión que ejerce la superficie de descanso sobre nuestro cuerpo, hasta el punto de obligarnos a cambiar de postura. Ese movimiento provoca un microdespertar que nos hace salir de la fase de sueño profundo. La adaptabilidad del material viscoelástico elimina la presión de la superficie de descanso sobre el cuerpo, permitiendo mantenerse más tiempo en la fase óptima del descanso. Los especialistas en descanso han comprobado que el colchón óptimo para descansar no debe ser ni duro ni blando. El material viscoelástico está formado por células abiertas que permiten que el aire circule libremente garantizando una higiene máxima y debido a su alta tecnología y desarrollo, se adapta al cuerpo totalmente, donde otros colchones obligan al cuerpo a adaptarse al colchón.

Fotografía detalle del interior de un colchón de viscoelástica

Capas del núcleo: Los colchones viscoelásticos están formados por regla general por dos capas. La superior, que está formada por material viscolástico, sobre la cual descansa el cuerpo y la capa inferior formada por algún tipo de espumación como por ejemplo AirCell, HR-35, o ELC-35. Esta capa inferior es la que se encarga de dar la firmeza necesaria al conjunto. Hoy día, cada vez somos más conscientes de la importancia a la hora de elegir un colchón o una almohada.

Muchos dolores corporales son causados o empeorados por un colchón o almohada inapropiados. Se ha comprobado que las presiones prolongadas en una zona del cuerpo son las que provocan el dolor corporal. Gracias a este material revolucionario podemos descansar sin presión mejorando la calidad del sueño. Por esto mismo le invitamos a que descubra los productos viscoelásticos.

Densidad de la viscoelástica: La densidad en la viscolástica no es sinónimo de calidad pues con la misma densidad hay viscoelástica mejor y peor; de hecho la viscoelástica transpirable tiene mucha más calidad y tiene menor densidad puesto que tiene más poro, pero con mayor capacidad de adaptación y recuperación al mismo tiempo que transpira mucho mejor. Lo mismo ocurre con el Eliocel o HR, que puede tener mejor calidad o peor con la misma densidad al igual que dureza, puede ser más duro o blando con la misma densidad. La densidad sólo mide la cantidad de kg. que empleamos para hacer un metro cúbico de espuma (Peso), y por eso ni es mejor ni es peor.. Es todo mucho más sencillo pues el mejor colchón es el que trabaja mejor en adaptación, transpiración y confort; no el que tiene las cifras más elevadas en todo.

Diferencia entre látex y viscolástica: El látex es un material elástico que sale de la resina de un árbol y por lo tanto tiene los problemas derivados de ello como son su alto peso, las bacterias con la humedad le atacan fácilmente y por lo tanto le tenemos que dar la vuelta al colchón con lo engorroso que es pues se dobla y pesa mucho.

La viscoelástica es un material viscoso . Se adapta mucho mejor al contorno del cuerpo y no tiene vibraciones de movimiento pues no es elástico. Podríamos decir para aclarar que si apretamos en el centro de un colchón de látex se inclinan las paredes de la superficie pues es un material elástico mientras que en uno de viscoelástica sólo entraría la mano pues la capacidad de adaptación es mejor.